Logo Servicio de Salud

Servicio de Salud

Viña del Mar - Quillota

Miércoles 2 de marzo de 2022

Patrimonio Quintero 2022

Reseña histórica Hospital Adriana Cousiño de Quintero
En noviembre de 1969, Don Luis Cousiño, cede en comodato al Servicio de Salud, un inmueble ubicado en El Bato-Loncura para que sea destinado como Hospital con el compromiso que llevara por nombre “Adriana Cousiño”, en memoria de su madre.

El de seis de abril de  1970 se inaugura oficialmente el Hospital “Adriana Cousiño” de Quintero, ofreciéndole a la comunidad los servicios de Urgencia, Pediatría y Maternidad. Quedaron pendientes los servicios de Medicina y Pabellón por no contar con el personal paramédico necesario para comenzar a funcionar.

“Fue así que las autoridades de la IV Zona plantearon el desafío a los funcionarios del Hospital, de capacitar a trabajadores para poder completar la cantidad de personal requerido en el establecimiento y así dar cumplimiento a las necesidades  de la población”. (1)

Para ello, matronas y enfermeras del centro asistencial dictaron el curso de Paramédico a 15 alumnas. Algunas de las paramédicos que se prepararon en ese curso, siguieron trabajando en el Hospital de Quintero.

“En junio de 1971, se abre servicio de medicina hombre y medicina mujeres, más una sala de post operados, un pabellón y un banco de sangre. Se operaban cesáreas, salpingoligaduras, apendicitis, hernias y fimosis”. (2)

El Hospital de Quintero, permaneció en el sector de El Bato, hasta 1983 cuando, tras la muerte de Don Luis Cousiño, el comodato terminara, obligando a las autoridades de la época a trasladar el recinto a otras dependencias. El Hospital modificó su ubicación en varias ocasiones, antes de establecerse definitivamente en el lugar ubicado actualmente.

Primero se trasladó a la Base Aérea de la Armada en Quintero, luego tuvo una breve estadía en la “Casa de Piedra”, residencial y centro turístico de la época. Lamentablemente, luego del terremoto de 1985, el lugar quedó inutilizable e inhabilitado como centro médico.

A fines de 1985, el servicio decide el cambio del hospital a otro lugar. Se arrienda el hotel Panamericano, ubicado en Luis Cousiño n°1080, que constaba de 2 pisos. Recuperando la totalidad de las camas, pero sin pabellón quirúrgico. En 1986, las autoridades deciden la construcción de un hospital para Quintero con Consultorio Adosado.

Finalmente, en 1988, el Hospital de Quintero pasa a ocupar el actual inmueble, inaugurado el día 20 de mayo de 1988, con la presencia de las autoridades de la época.

[1] Hospital de Quintero – Reseña Histórica – Silvia Bustos

[2] Hospital de Quintero – Reseña Histórica – Silvia Bustos

Viviendo la historia del Hospital.

La Matrona Silvia Bustos, puede contarnos toda la historia del Hospital de Quintero casi de memoria. Está desde que comenzó a funcionar el establecimiento a comienzos de la década del 70. Ha sido testigo de todos los traslados y ha trabajado en las más increíbles condiciones.

“Cuando se abrió el hospital, la situación era bien precaria. No teníamos instrumentos, íbamos a la central de abastecimientos en Santiago y de ahí nos traíamos cosas. ”

Otra situación extraordinaria que se vivió en el recinto fue la implementación de elementos tan comunes, pero muy importantes para el funcionamiento de un hospital, “nosotros confeccionamos la sábanas del hospital, una enfermera que trabajaba en ese tiempo, y yo misma”, nos cuenta con una gran sonrisa y semblante de orgullo Silvia Bustos, “nosotros teníamos una máquina de coser que nos consiguieron de la IV zona, y ahí nuestro equipo de paramédicos, que no eran muchos, ocupaban algo de tiempo de trabajo, para confeccionar las sábanas y la ropa que necesitábamos para funcionar”.

En esa época trabajaban en el centro de salud alrededor de 13 personas, distribuidas entre enfermeros, paramédicos, una matrona y auxiliares de servicio.

“Después de llevar un mes funcionando pudimos tener teléfono, de hecho no teníamos electricidad, atendíamos a los pacientes con velas. El agua era de pozo, por lo que teníamos que encender unas turbinas para hacer funcionar el motor que nos proveía de agua. Era muy difícil funcionar en esa época”.

“El traslado también era muy complicado. Debían esperar un bus que llevaba a los funcionarios al hospital. Los dejaba a 2 kilómetros y medio del lugar, distancia que tenían que recorrer a pie por un camino de tierra y piedras.”

 

 Imagen foto_00000003Imagen foto_00000004

 Imagen foto_00000001Imagen foto_00000002